SUPERCOPA DE EUROPA | REAL MADRID - SEVILLA

Zidane no da tregua y manda a James al banco

Cinco bajas blancas más la duda de Benzema (20:45, A3/beIN Sports). Jorge Sampaoli no jugará con defensa de tres y Vietto será su punta.

Zidane no da tregua y manda a James al banco
NUEVO NISSAN LEAF VANAUTO

Real Madrid vs Sevilla en directo

Imprimir

Sin Cristiano y Bale, el Madrid pierde el 50% de sus goles del curso pasado. Añadiéndole a Benzema, que aún no ha disputado un minuto de la pretemporada y sobre el que Zidane arrojó un mensaje pesimista, la pérdida alcanza el 71%. También le faltan Keylor Navas, portero milagro en muchos momentos de la temporada pasada; Pepe, el mejor defensa de la Eurocopa, y Kroos, su centrocampista de mayor pureza. Todos, titulares en la final de la Champions. La concatenación de desdichas coincide con el verano más inactivo en años del club en el mercado. Regresaron Asensio y Morata mientras fue desfilando camino de la Premier la lista de apetecibles. Así le coge esta Supercopa al Madrid.

El Sevilla no está deshecho pero sí por hacer. Nueve futbolistas nuevos procedentes de cinco ligas distintas y once salidas, más la de Emery. Del equipo que le ganó al Liverpool la Europa League se despidieron cuatro piezas nucleares (Krychowiak, Coke, Banega y Gameiro), pero el club es siempre una casa en obras en la que se siente insospechadamente cómodo. En el tránsito de este año ha gastado 56,2 millones e ingresado 73. Con cuentas similares y el olfato de Monchi ha conquistado nueve títulos en los últimos diez años. En los 101 anteriores sólo había sumado cuatro, dato que refleja la magnitud de la gesta. Ninguna otra entidad entiende mejor que los futbolistas pasan y la idea permanece. Del equipo que en 2014 perdió la Supercopa con el Madrid sólo quedan Pareja, Carriço y Vitolo. Un equipo radicalmente nuevo, pero en la misma cima.

Ahora anda en manos de Sampaoli, que jamás entrenó en Europa. Devoto de Bielsa, admirador del estilo de Guardiola y de la fiereza de los equipos de Simeone, exprime cualquier detalle en beneficio propio. Sus herramientas de trabajo van desde el software de Kizanaro, empresa de tecnología aplicada al deporte, hasta los documentales de animales. Ha ganado los seis partidos de pretemporada y en ninguno ha encajado más de un gol alternando dos sistemas, el 3-4-3 y el 4-3-3 más precavido que empleará hoy, con dos exatléticos, Kranevitter y Vietto, en el pasillo vertebral del equipo. Todo envuelto en el mensaje de grandeza de quitarle la pelota al Madrid y hacerle pasar mucho rato en su campo. “No hay que meter en tu área a quien es mejor que tú en tu área”, le gustaba repetir en su etapa dorada en la selección chilena.

Al auxilio del Madrid están llamados los secundarios y los discutidos, toda vez que Benzema, en el mejor de los casos, sólo tendrá minutos y que a Carvajal puede dejarle fuera una ampolla. El equipo se parecerá mucho al que le ganó al Bayern en New Jersey, que a menudo dejó sólo a Morata en punta con una fuerte concentración de centrocampistas. El nueve aún no ha cogido el golpe de pedal. Ha dejado mucho compromiso y ningún gol en momentos de máxima carestía por los contratiempos. Es día para presumir de plantilla o para alarmarse por falta de ella. Y también para hacer una llamada de socorro a la cantera (Marcos Llorente y, sobre todo, Mariano) si el equipo cojea. Será en Noruega, ante un público exageradamente neutral y con ganas de fiesta. Un chupinazo magnífico para la temporada.