Millonarios 70 años

Gabriel Muñoz: “Alfredo Di Stéfano era mi vecino en Bogotá”

Uno de los primeros locutores deportivos de Colombia, habló de su experiencia de convivir y ver a uno de los más grandes futbolistas de la historia, Alfredo Di Stéfano, ídolo de Millos.

Un año después de haberse creado la liga colombiana, llegó al país de la mano de Alonso Senior en 1949, una manada de cracks. Adolfo Pedernera, Julio Cozzi y un elegante y buen mozo Di Stéfano. Todos irían a Millonarios, equipo que empezó a escribir una historia entre los grandes.

Gabriel Muñoz, tuvo la fortuna de estar en el mítico 4-4 de Colombia ante URSS y ser el narrador del único gol olímpico de los mundiales. Él ha visto la evolución del fútbol mundial y del fútbol colombiano. Por eso es voz autorizada para hablar de Di Stéfano, quien fue su vecino y con el que compartieron durante cinco años, charlas con buen vino.

El locutor fantasma afirma que ninguno como Di Stéfano. Jugador que te rechazaba en un tiro de esquina y en un segundo estaba pateando en el arco contrario, para anotar un gol.

Maradona afirmó que Di Stefano comanda el reino de los futbolistas. Por eso hablar con Don Gabriel Muñoz de la Saeta rubia, hace validar la historia inmensa que tiene Millonarios, que cumple 70 años y que vio vestir la camiseta azul a uno de los dioses del fútbol.

Don Gabriel Muñoz afirma que la gente iba a verlo, a verlo actuar y hasta verlo caminar. Di Stéfano era un Rockstars que aprendió en Bogotá a bailar Ballet.

¿Cómo llega Di Stéfano a Colombia?

Entre 1949 a 1954, Alfredo Di Stéfano junto con Perdenera fueron las grandes estrellas, que trajo al País Don Alfonso Senior, presidente del club los Millonarios. Di Stéfano llega a Colombia muy joven, venía a Colombia, luego de jugar en River Plate. Se constituyó en Millonarios como el gran centro delantero. Una delantera que estaba llena de argentinos. Reyes, Perdenera, Di Stéfano, Páez y Reinaldo Mourin, un ataque temerario en donde Stefano fue la gran figura, en el gran goleador.

En la línea media estaba Néstor Raúl Rossi, la gran llave de Di Stéfano. Al lado estaban Ramírez un paraguayo y Soria un peruano. En la defensa estaba el colombiano Francisco Zuluaga y el uruguayo de gran talla Raúl Pini. El arquero era Julio Cozzi. El suplente era Gabriel Ocho Uribe.

Vecino de Di Stéfano…

Alfredo Di Stéfano, por aquellas coincidencias de la vida, aquí en Bogotá era mi vecino en la calle 18 con caracas, cuando el sector era residencial. Yo muchas veces estuve en su apartamento, hablando con Julio Cozzi y con otro que no era de Millonarios. Como era el caso del argentino, Héctor "El Pibe" Rial. Hablábamos en su apartamento, ellos tomando su mate o un buen vino, entre charla va y charla viene nos volvimos notables amigos.

Di Stéfano ganaba todos los meses el mejor goleador del torneo…

Yo tuve un programa en emisoras Nuevo Mundo, hoy en día Caracol Radio, que lo llame ¿Cómo se hicieron los goles?, se transmitía los lunes a las 8 de la noche. Di Stéfano, curiosamente era el hombre visitante del programa cada ocho días o cada 20, ya que siempre ganaba el premio que se otorgaba al goleador del mes.

La Saeta rubia un todoterreno

A Di Stéfano, lo he considerado como uno de los grandes jugadores que piso el territorio colombiano. Era un hombre todo terreno. Cuando había tiro de esquina en contra de Millonarios, él estaba ahí para defender y sacar el balón, segundos después, él ya llevaba el balón al arco contrario para rematar y anotar.

Se va al Real Madrid…

Él fue un personaje, años después, luego de una visita del Real Madrid aquí a Bogotá y de la visita de Millonarios a España en los años 50. Alfredo Di Stéfano fue coqueteado por el Real Madrid y el Barcelona. El equipo blanco ganó la partida y se lo llevaron en 1954.

Recuerdos intactos

Su recuerdo en Bogotá y en Colombia, sigue intacto para la gente. Yo tuve la gran fortuna de verlo jugar, con gran arrogancia y gran calidad.

Así era Di Stéfano cuando no estaba en el campo

Él era muy agradable, siempre tenía flor de labios o un grato mensaje de simpatía, amigable muy familiar. Una persona muy querida. Cuando hablaban sus compañeros de Millonarios, decían que era un gran colega. Un hombre que guiaba, orientaba y que siempre hacía recomendaciones, pese a su juventud.

Di Stéfano era muy inteligente, no era antipático y era muy cordial con la prensa colombiana. La saeta rubia, siempre fue el gran amigo de la prensa deportiva.

Di Stéfano la sensación con las mujeres bogotanas

Era de una gran atracción para las mujeres bogotanas. Pero él era muy concentrado en sus cosas, fue un gran profesional.

Igual Di Stéfano tajó su esposa, una señora muy elegante y muy joven. Con ella convivió aquí y con ella se fue a España y creo que fue su compañera hasta que él falleció.

A pesar de lo atractivo y de lo elegante, Di Stéfano siempre fue un hombre de hogar, muy respetuoso con su familia.

“Di Stéfano era un artista”

Es un baluarte, es una de las estrellas del dorado en el fútbol colombiano. Di Stéfano se colocó en la elite por sus goles, por su calidad, por su arte en el fútbol. Él era un artista. La gente iba a verlo, a verlo actuar, a verlo caminar, correr y a hacer  goles.

¿Cómo sería la historia de Millonarios sin Di Stéfano?

No sabría decirle, sería muy difícil porque Millonarios armó un equipo inmenso. Pero la historia lo dice, Di Stéfano fue grande para Millonarios.