América de Cali

América y la presión que no lo deja subir

Desde los sueros que anudaron a los jugadores en la promoción contra Cúcuta en el primer año en la B, hasta los resbalones en las finales ¿Este año sí?

América y la presión que no lo deja subir

Cada que América se ubica en el punto de partida, renace la ilusión para los simpatizantes del equipo. Se vivió con fervor durante el primer año en el Ascenso, dirigidos por Eduardo Lara; se reactivó con el arribo de Diego Umaña a la dirección técnica y decreció en las últimas temporadas, cuando fueron conducidos por John Jairo López, Luis Augusto ‘Chiqui’ García, Fernando Velasco, y ahora con Alberto Suárez parece haber convicción en un trabajo que inició a mediados del año anterior y que tuvo su primer descalabro el pasado mes de noviembre, donde por cuarto año consecutivo fracasaron en el intento de retornar a la primera categoría del fútbol colombiano.

Coinciden, Alex Escobar y Alexis Viera en que “la camiseta del América pesa”; Mauricio Roa (asiste técnico de Fernando Velasco) sostiene que “falta creer en un proceso”; Héctor Hurtado, aunque no volvió a observar los partidos de los ‘escarlatas’, considera que lo que más ha afectado al equipo es “la presión de los últimos partidos”, y Oreste Sangiovanni afirma que “sólo hay que ajustar unas piezas” con relación al semestre anterior.

Durante su permanencia en la B, América sólo ha celebrado el campeonato Apertura de 2012, lo cual les concedió la clasificación a la final por el ascenso, donde cayeron frente a Alianza Petrolera desde el punto penal. Luego en la promoción contra Cúcuta, cayeron 1-4 en la ida, en el Pascual Guerrero. Tras la goleada, los jugadores manifestaron que dos días antes se tomaron unos sueros que les generó un efecto adverso y que por ello se les entumecieron las piernas.

Para el siguiente año, con la llegada del último técnico campeón con el equipo, Diego Edison Umaña, América, pese a haber sumado la mayor cantidad de puntos en la Reclasificación (87), fue superado por Fortaleza en el grupo A del Finalización.

En la final del Apertura de 2014, el DT John Jairo López asumió con ingenua seguridad el partido de ida en Montería, y cayó 4-1 frente a Jaguares, resultado que sentenció la serie. Antes de la serie final del Finalización, desvincularon a López de la dirección técnica, nombraron al ‘Chiqui’ García, quien volvió a fracasar en la liguilla de comienzos de 2015 en Bogotá. El reemplazante, Fernando Velasco, encaró el primer semestre por fuera del Pascual Guerrero, con un equipo elegido por García, y luego de la quinta fecha del Finalización, fue desvinculado del cargo. Llegó Alberto Suárez, quien creía que lograría el objetivo, también fracasó y ahora tiene una segunda oportunidad.

Alex Escobar: “El equipo se debe preparar desde comienzos del año para al final lograr el objetivo. A nosotros nos daban tanto ‘palo’, que el médico Ochoa le dejó de hablar a la prensa y a los hinchas los mandó para Pance. Acá siempre ha habido presión, la vara con la que se mide al América es muy alta; aquí llegaron grandes jugadores y se tuvieron que ir, porque para jugar en América hay que tener los ‘huevos’ bien puestos”.

Alexis Viera le manifestó a AS.com tras haber sido separado del grupo para el cuadrangular de 2015 en Bogotá: “Desde que América cayó a la B, todos los técnicos y los jugadores que pasamos por esta institución, hemos fracasado, porque ninguno logró el objetivo. Los que estamos acá no queremos pasar vergüenza. No cualquiera se puede poner la camiseta del América, hay que traer realidades, jugadores maduros, no jugadores para apostar. América necesita jugadores con sentido de pertenencia”.

Mauricio Roa: “Lo importante es clasificarse de primero o segundo, y en los seis partidos finales, encontrar una regularidad que permita alcanzar el cupo a la A (…) En el cuadrangular en Bogotá, el equipo tenía demasiada presión y la nómina no fue bien escogida. Cuando nosotros llegamos, no nos dejaron escoger el equipo. Para el siguiente torneo, sabíamos que con ese equipo, íbamos a tener la posibilidad de ascender, pero sólo pudimos estar cinco fechas, entonces, lo que hace falta es creer en un proceso. Además, la presión conlleva a que los resultados no se den”.

Héctor Hurtado: “Cuando no logramos el objetivo, cumplí mi palabra y me retiré del fútbol. No sé qué pasa en el equipo. Ahora creo que acertaron dejando al técnico un periodo más. Lo que es claro es que la presión de los últimos partidos cuenta”.

Oreste Sangiovanni: “Lo deportivo en el 2013 y 2014 estuvo allí, pero habían temas prioritarios. En el 2015, con la empresa salvada, se hizo una apuesta mayor. Lo prioritario pasó a ser el fútbol. Se hicieron muchas cosas buenas, hay que mantenerlas y ajustar las piezas. En el análisis que se hizo del semestre anterior, nos pasó factura la huella táctica del equipo y los movimientos en fase defensiva, porque América en el año fue una máquina de hacer goles”.