Estás leyendo

Adrián Ramos se despide del Granada con derrota

GRANADA 1-ESPANYOL 2

Adrián Ramos se despide del Granada con derrota

Adrián Ramos se despidió del Granada y la Liga Santander, luego de la derrota 1-2 de su equipo contra el Espanyol, por la fecha 38 de la temporada 2016-2017

Jesús Diges

EFE

El delantero colombiano, que llegó en enero de este año a préstamo por seis meses, fue titular y jugó los 90 minutos en el inicio de la última fecha de la Liga Santander.

El Espanyol cierra la temporada con una victoria que sirve como dulce colofón a un año notable. Baptistao se bastó con ocho minutos para fabricar un triunfo que el Granada le sirvió en bandeja. Los rojiblancos se dieron dos disparos en el pie nada más salir al campo y regalaron el partido de entrada. Una jaimitada de Lombán y un autogol de Vezo pusieron a los pericos 0-2 en el minuto 8. 

El Granada lleva meses siendo un alma en pena, un equipo abandonado a su suerte e instalado en la más absoluta mediocridad. Quizás por ello el Espanyol levantó alarmantemente el pie después del 0-2. El Granada ganó control y tiempo de posesión. Pereira, de lejos el mejor futbolista del año en Los Cármenes, acortó distancias con un disparo ante el que Diego López pudo y debió hacer más. 

Tras el 1-2 el partido cayó en el tedio. Adams dio una vuelta de tuerca más a su colección de decisiones sin sentido y cortó las alas a su equipo sustituyendo a Pereira, su mejor jugador, en el minuto 60 (¡?). El brasileño y el canterano Entrena se llevaron las ovaciones de la noche. Los únicos gestos de reconocimiento de la despoblada grada de Los Cármenes. 

Supone un verdadero ejercicio de dificultad adivinar cuáles son los motivos que han llevado a John Jiang a poner el equipo y todo el proyecto deportivo en manos de Tony Adams. Siete jornadas (y siete derrotas) después de coger los mandos, no hay ni una sola conclusión positiva que sacar de la labor del británico en el banquillo rojiblanco. 

Con Pereira se fueron los mejores detalles del encuentro. Aun así, los locales siguieron intentándolo. Pero sólo fueron capaces de inquietar a Diego López con varios disparos lejanos y una llegada de Cuenca que encontró una buena respuesta del portero. 

El Espanyol casi no se acercó a Ochoa desde el 0-2. El Granada le había hecho el trabajo en ocho minutos y se limitó a guardar la ropa. No sufrió el equipo de Quique excesivos problemas para mantener la ventaja hasta el final. 

Un sector de la afición local, desconsolada por completo tras una temporada infame y un último partido para olvidar, dedicó buena parte del segundo tiempo a lanzar aviones de papel al césped. Un detalle que escenifica a la perfección el disparate de temporada del Granada.

0 Comentarios

Mostrar